Es el santo de Trifon: festivo relacionado con el productor de vino, ganador, jardinero y el hombre del bar, como no. Los hombres regalan flores o cartas de amor, pero en Bulgaria, Trifon Zarezan es una tradición muy antigua en la cual se da importancia al amor hacia el vino.

Según la tradición la ama de la casa se levanta temprano en la mañana y amasara y horneara pan típico decorado con hojas de parra. A parte de este plato, se debe preparar un pollo relleno de arroz. Pone todo junto con una copa de vino en una nueva bolsa de lana y con esto envía a su marido a los viñedos. Allí el los corta tres palos de tres raíces diferentes y mientras tanto «dice» palabras dulces al viñedo para que el resultado sea un buen vino. El método que se utiliza es el mismo en casi todo el país. Hace una guirnalda de los palos y decora su sombrero, y riega las raíces con el vino que ha traído, agua bendita y espolvoreado con cenizas, preservado de la víspera de Navidad: este ritual se llama «abandono».

Luego, todos se reúnen y eligen al «rey de los viñedos», que a menudo es el hombre más generoso y respetado de la aldea o aquel que sus viñedos disfrutaron de un clima favorable y fertilidad. Una vez elegido, le coronan con una corona echa de geranio, , boj y sarmientos jóvenes, un ritual que nuevamente nos recuerda al antiguo dios tracio Dioniso.

Este festival se celebra en toda Bulgaria y para que su experiencia sea más completa, le recomendamos visitar una de las muchas bodegas repartidas por todo el país. ¿Qué santo elegirás si estás en Bulgaria el próximo 14 de febrero? Es una pregunta que depende de las preferencias de cada uno, pero cualquiera que sea, bebe con amor.

¡Aplausos! (